El Secretario de Educación de Veracruz Zenyazen Escobar García, está muy preocupado porque los jóvenes tengan educación de calidad, que se preparen profesionalmente en la docencia para servir a Veracruz de manera responsable y comprometida.

El titular de la SEV le apuesta a la educación media superior y superior, para lograr una transformación educativa que conlleve al progreso y desarrollo del estado, es por eso que su labor al frente de la dependencia educativa se ve reflejada en resultados favorables al diálogo y conciliación, siempre apegado a derecho cuando se requiere de decisión para sacar adelante la operatividad del sistema educativo.

Conocedor del terreno que pisa, Zenyazen Escobar García encuentra soluciones a la problemática que existe en la comunidad educativa, busca lazos permanentes de comunicación y exhorta siempre a la unión de fuerzas entre personal docente, alumnos, padres de familia y líderes sindicales, es muy importante su experiencia y conocimiento de las debilidades y fortalezas que tiene la Secretaría de Educación.

En su labor va bien, su postura de no dejarse chantajear por vivales y mercenarios de la educación, que se sienten poderosos por tener siglas sindicales que no abonan en nada a favor de los educandos, que por el contrario perjudican con sus acciones de toma de instalaciones de las oficinas centrales, porque paraliza toda la tramitología, porque a los maestros que acuden desde diferentes municipios del estado a realizar alguna gestión o trámite, se les obliga a realizar doble gasto al regresar a sus hogares sin haber hecho su movimiento administrativo.

¿Cuántos estudiantes se quedan sin clases al movilizar a maestros a una toma de instalaciones?

¿Cómo solventa cada uno de ellos su inasistencia a las aulas?

¿Tienen permiso sin goze de sueldo al igual que los pseudolideres?

Hagamos cuentas, mínimo 25 alumnos por cada un profesor en huelga, si se juntan 200 en la SEV estamos hablando de 5000 estudiantes que no reciben clases…

La Secretaría de Educación no debe ser rehén de grupos sin escrúpulos, que únicamente ven por intereses ajenos al sector educativo, que detrás hay personas moviendo el abanico queriendo mantener cotos de poder, con intereses políticos, sin duda que no se dan cuenta que ya no son iguales las cosas que antes.

Busquen solución a través de acercamiento con las autoridades educativas, no sean orgullosos ni prepotentes señores de los sindicatos, así no vamos a avanzar, no paralicen las actividades laborales en la Secretaría de Educación, ya basta de incertidumbre, conciliación y diálogo es lo único que hace falta.