Empleadas municipales de Tantima denuncian agresión por reclamar sus puestos laborales

*Presente estuvo la alcaldesa Rosalía Álvarez Muñoz, sin que hiciera algo para impedir las agresiones.

Irineo Pérez Melo u Empleadas municipales del municipio de Tantima fueron golpeadas por habitantes de diversas comunidades el pasado 11 de julio del año en curso, al momento de reclamar sus puestos laborales, denunció Lorena Hernández Pérez, secretaria general de la Unión de Empleados del Ayuntamiento de ese lugar.

En conferencia de prensa, la dirigente sindical expresó que esos hechos se registraron en presencia de la alcaldesa Rosalía Álvarez Muñoz, sin que nada hiciera por impedir estas agresiones.

Por tal motivo, dijo que buscan el respaldo de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Veracruz y del Congreso del Estado “porque no se vale jugar con la integridad de las personas”, añadió.

Señaló que este problema se suscitó luego de que 13 personas fueron despedidos de manera injustificada en enero de 2018, por lo que presentaron una demanda laboral, pero que la alcaldesa panista indicó que era falso ese despido, sin embargo, siguieron con el procedimiento jurídico correspondiente fueron reinstalados.

A pesar de que las autoridades laborales resolvieron a favor de los empleados municipales y ser reincorporadas en sus labores dentro de la comuna de Tantima, el abogado de la presidenta municipal llegó y les informó que nuevamente estaban despedidas.

Explicó que la reinstalación se dio el pasado 8 de julio, proceso en la que estuvieron dos licenciadas del Tribunal Estatal de Conciliación y Arbitraje, el abogado del ayuntamiento y nuestro abogado, se dio la reinstalación, firmamos toda la documentación y el miércoles pasado, a las 10:00 horas, vuelve el abogado de ella para decirnos verbalmente, sin ningún oficio, que había recibido una llamada de la licenciada para notificarles que nuevamente estaban despedidas.

Por tal motivo, indicó que se manifestaron frente a palacio municipal, buscando el diálogo de manera pacífica. Al día siguiente llegaron alrededor de 400 perso0nas de diversas comunidades cercanas en autobuses y procedieron a agredirlas, siendo Samanta Andrea Pérez Hernández, quien labora en la biblioteca municipal la que resulto más golpeada, ya que estando tirada en el piso en donde fue pateada por las huestes de la alcaldesa.

“Buscábamos llegar a un acuerdo con la alcaldesa, pero nos confrontaron pueblo con pueblo, el problema es entre patrón trabajador”, finalizó diciendo la Secretaria General de la Unión de Empleados.