Desorden que se vive en CAXA propiciada por acciones corruptas de la gerencia

*Se aplican altos costos por el servicio del pasaje que afectan a usuarios y conductores de taxis controlados: Guillermo Celaya.

Irineo Pérez Melo u El desorden que se vive en la Central de Autobuses de Xalapa (CAXA) por parte de los concesionarios de taxi es propiciada por la propia gerencia de la empresa, quien de alguna manera corrupta, por darle trabajo a un grupo o a otro, propicia este problema que afecta en gran medida al usuario del transporte público federal.

Esto lo aseguró Guillermo Celaya de Jesús, secretario general del Sindicato de Taxistas Miguel Alemán, quien reconoció que el problema se ha agudizado por los altos costos que se pretenden aplicar por participar en el uso de las instalaciones para levantar pasaje a través de los taxis controlados por CAXA.

Admitió que el anterior gerente trabajó con una organización total con grupos de 25 agrupaciones de taxis y siempre hubo orden, sin embargo, el actual gerente, pretende aplicar algunas medidas que lesionan tanto al taxista como a los usuarios, al cobrar altar tarifas por la prestación del servicio.

“Es un vía crucis que cotidianamente se vive en la entrada a CAXA ante el aglomeramiento de taxis, que a veces el pasajero prefiere caminar y cargar sus maletas hasta los andenes, por esta situación”, añadió.

En ese tenor, consideró necesario la intervención de la autoridad federal correspondiente, la guardia nacional, la marina, el ejército o lo que queda de la policía federal para poner orden en ese lugar, en coordinación con el gerente de la empresa, “porque actualmente está hecho un desastre el ingreso a esa terminal por culpa de ellos”.

Señaló que de nada sirve que haya policías del IPAX resguardando las instalaciones, si también ellos están coludidos y reciben su “mochada” por cada pasaje que levanta ahí y eso fomenta que los del servicio controlado hagan su agosto, cobrando un pasaje de ese sitio al centro de la ciudad hasta en 50 pesos.

Sin embargo, mucha gente que arriba a Xalapa y no sabe del costo del transporte, lo paga sin escatimar ni un céntimo, añadió.

Además, dijo que es necesario que las autoridades de Transporte Público del estado también intervengan y pongan orden en la avenida 20 de Noviembre, en donde los taxistas invaden áreas destinadas para la parada de los autobuses del servicio urbano y a veces se tienen que estacionar en doble fila para levantar el pasaje.

Finalmente, invitó a los transportistas del servicio público en la modalidad de taxi a cumplir con las normas establecidas, pues de ser infraccionados se les aplicarían fuertes infracciones y eviten ser engañados por pseudolíderes de que con este tipo de acciones mejorarán sus ingresos y al gerente de CAXA que se ponga las pilas para no dañar más a los usuarios de la empresa que representa.