Los Bartlett van a descarrilar a la 4ª-T

Tengo por experiencia de más de 40 años en este digno oficio del periodismo, que siempre he pensado que, cuando un gobierno manda a los responsables de una irregularidad administrativa a justificar lo injustificable, como sucedió el viernes y el sábado pasados con el director del Seguro Social, Zoé Robledo y la reprsentante del Instituto en Hidalgo, Claudia Díaz, es porque se trata de un acto de corrupción al más alto nivel.

El caso de los ventiladores para Terapia Intensiva, que se han vuelto tan famosos en los últimos meses, -confieso que yo sólo conocía los que aplacan el calor en zonas de altas temperaturas como mi tierra, Tampico, no huele, hiede y de no hacerse una investigación a fondo una vez que pase la pandemia, la 4ª T quedará sepultada.

Esta vez la familia Bartlett está nuevamente en el centro de la polémica por la venta de ventiladores al IMSS, Hidalgo, a un sobre precio de 1.5 millones de persos por parte de la empresa de León Manuel Bartlett Álvarez, hijo del director general de la Comisión Federal de Electricidad, Manuel Bartlett Díaz recientemente absuelto por la Secretaría de la Función Pública por el caso de aquellas casas que finalmente resultaron propiedad de su esposa o pareja y de Leoncito.

El caso de los ventiladores adquiridos por el IMMS-Hidalgo y que la representante del Instituto, Díaz justifica que fue por la necesidad de salvar vidas y la entrega oportuna, ante la emergencia, pero no es sólo el única de todas las operaciones que han realizado, para vender, este equipo en las áreas de Terapia Intensiva de algunos hospitales del sector salud y del GCDMX. El gobierno de la Ciudad de México también compró, en otras empresas a precios altos, 2.5 millones de pesos, aunque Claudia Sheimbaum asegura que es el costo por mantenimiento, refacciones y otros elementos.

Tengo información que al inicio de la demanda de esos aparatos, para Terapia Intensiva, en Monterrey se adquirieron ventiladores en 700 mil pesos, tal vez puedan decir que no son lo iguales, a los que su costo que superan el costro de 1.5 o 2.5, millones de pesos, habrá que ver que dicen los especialistas.

El presidente se refirió en la mañanera de ayer al caso de los ventiladores que vendió el niño Bartlett, lo que se puede calificar como una buena y una mala, la buena que se investigará a fondo la compra de 20 equipos también llamados respìradores, la mala que la investigación correrá a cargo de la Secretaría de la Función Pública, que no toca ni con el pétalo de una rosa a Bartlett como quedó desmostrado en diciembre pasado.

¿Sabrá la Secretaria Irma Erendira Sandoval que el ex -secretario de Gobernación fue enemigo de su padre, Pablo Sandoval, que jugó un papel importante en las protestas en contra el fraude electoral de 1988, faguado, según dicen, desde las oficinas de don Manuel en Bucareli?

******

¿Le suena este nombre? Sergio Abdala. Podría salir también a la luz pública en el marco del asunto de los Bartlett. Es socio de la empresa OORD una de las que recibió un jugoso contrato para Dos Bocas…Hugo López Gatell anda un poco enojado o seguramente ya se contagió de coronafobia en contra del periódico Reforma, sus respuestas ya se parecen a las de su jefe en las mañaneras. Ahora ya sabemos que sí las cosas no salen bien, habrá un responsable: El Reforma…Se les comenté aquí hace dos semanas, el dictamen de la Suprema Corte de Justici viene en contra de la Ley Bonilla, por eso Jaimne Bonilla andaba muy irritado cuestionando la estrategia sanitaria, ni hablar se quedará soñando con los 5 años de gobierno en BC.

circuitocerrado@hotmail.com
@HctorMoctezuma1.