Xalapa, Veracruz; México 18 de Diciembre. de 2018       Visitas: 1,241,227   Hits: 15,257,602
Alfonso Mora Chama
Espacio 13
¡¡Descarado...!!

¡¡ Descarados…!!

 

*Nada de ellos sorprende, solo que demuestran el cobre muy pronto…

 

*Los alcaldes panistas fueron fieles a su candidato, ¿pero los traidores?.

 

*Interesante los informes de los presidentes…algunos dirán todo en una cuartilla…

 

 

“La hipocresía exterior, siendo pecado en lo moral, es grande virtud política”.

                                                                     Francisco de Quevedo    

 

Alfonso Mora Chama

 

 En una de sus obras no tanto literarias, más bien refiriéndose a la política y a la economía, el reconocido periodista del “The Wall Strett Journal” y del “New York Times”, Henry Hazlitt, - aquí entre nos, estudió la secundaria en una “nocturna”, en la “City College”, dada la delicada situación económica de sus padres y él trabajando para solventar sus gatos – decía que el único vicio que no perdonaba es la deslealtad y la hipocresía…va más allá en su interpretación mencionando que el arrepentimiento del hipócrita es de por sí una hipocresía…por lo que vamos a ello:

 

Vimos como aprendices de periodista, con naturalidad y sin que causara extrañeza, a quienes en un ayer no muy lejano, digamos escasos seis meses atrás, se desvivían y juraban peor que Juan Gabriel, con su amor eterno, lo mismo, ese amor, cariño, lealtad, pasión, entrega, sonrisas, recibimientos, sinceridad y vamos pues, hasta el abrazo fotográfico, al flamante candidato – en la elección gubernamental reciente – del PAN y su alianza con MC y PRD, Miguel Angel Yunes Márquez, quien a través de los medios de comunicación, principalmente en la tele y videos, seguramente, estuvo observando a quienes ahora se desviven, juran y perjuran que se la rifaron con AMLO y Cuitláhuac, en ese entonces candidatos y ahora ya como presidente de los mexicanos, Andrés Manuel y el salsero Cuitláhuac, como gobernador de Veracruz…demostrando que en la clase política barata, se convierten en mierda, sencillamente.

 

 No me refiero a quienes como presidentes municipales de Acción Nacional, de Movimiento Ciudadano y perredistas, tuvieron que apoyar dada su militancia, al llamado “Chiquiyunes”, y qué bueno que lo hicieron…¿pero los alcaldes de otras siglas partidistas? Esos que se metieron a una candidatura ajena a su militancia, con el sobado pretexto de quien gobernaba en ese entonces, hace seis meses, era el papá del candidato panista…ahora le lanzan loas, vivas, besos y lealtad a quien fue llamado por “Chiquiyunes” “Viejo Guango”, burla y falta de respeto que en ese entonces fue coreado por quienes ahora acudiendo al evento de este domingo en la Plaza Lerdo de Xalapa, sonríen ante el mero mero de las instituciones del país…

 

   Créanme que los vi dándole a López Obrador, esa falsa sonrisa y ese apretón de manos peor que las de Judas cuando recibió la bolsa con las treinta monedas y ellos llegan a aceptar que a sus conciudadanos los agarran de pendejos. No señores, quien es desleal lo será siempre. Quien es prepotente así será siempre. Quien es soberbio y arrogante, lo será siempre y los pueblos ya no aceptan ni aceptarán este tipo de burlas. Lamentable que los colaboradores de estos alcaldes, síndicos y regidores y “gusanos” – dijeron los fieles a Fidel Castro - que dejaron al PT, PES y Morena, se conviertan en cómplices al aguantarle sus chingaderas…sencillamente se quedaron sin partido.

  Para estos farsantes de la política, estos alcaldes mamones que ahora de la noche a la mañana salen con el sello de Morena, solamente demuestran con su abierta hipocresía el homenaje que el vicio rinde a la virtud…quedando solamente decirle al buen Cuitláhuac, que siga como salsero, pos total, si así es feliz,  pero que entienda que los que le mentaron su mami cuando candidato de Morena, ahora se le acercan con el colmo de todas las maldades que es la hipocresía…

 

   Vienen los primeros informes de los presidentes municipales, en donde algunos dirán en una cuartilla, si acaso, los retazos de obras que realizaron en doce meses, gastando más en las campañas políticas apoyando equivocadamente, que en lo prometido en su caminar para llegar a la silla municipal, que ni calientan debido a que poco acuden a ella.