Xalapa, Veracruz; México 16 de Noviembre. de 2018       Visitas: 1,220,465   Hits: 15,078,271
Salvador Muñoz
Los políticos
¿Qué espera Rocío Nahle?

¿Qué espera Rocío Nahle?

Salvador Muñoz


La presentación de cada uno de los actores que han de estar en el próximo gabinete de Cuitláhuac García Jiménez evidencia escenarios que pueden ser tomados sólo como la mera observación de alguien que no tiene que hacer más que ése, el de observar y comentar lo que también se dice.

Hasta el momento, a los citados, a cada uno de ellos, se les relaciona con todo mundo… menos con quien los presenta: Cuitláhuac García Jiménez.

Citamos los casos: Eric Cisneros Burgos, mencionado para ocupar la secretaría de Gobierno; lo identifican no sólo con Ricardo Ahued, sino también con el ex gobernador de Baja California Sur, Narciso Agúndez Montaño, primo por cierto de Leonel Cota Montaño, quien fuera promotor de las redes ciudadanas a favor de López Obrador y quien se dice “muy amigo” del Peje.

Por otro lado está Ernesto Pérez Astorga, a ocupar la titularidad de Sedecop; es un empresario al que vinculan con Ricardo Ahued y éste a su vez con Alfonso Romo. Por cierto, hay una anécdota que se cuenta entre priístas, que cuando le preguntan los motivos a Ricardo Ahued para aliarse con Morena, éste responde que fue a petición de un grupo de empresarios quienes le piden que sea en Veracruz, la representación de ellos ante dicho partido… sospechan de Romo.

Bueno, a Ricardo Ahued no nada más lo vinculan con Alfonso Romo, sino también con Rocío Nahle…

El doctor Jorge Ramos Alor, vecino de Coatzacoalcos, por el simple hecho de su ubicación, ya lo catalogan como “nahlista”. Similar caso ocurre con Xóchitl Arbesú Lago, de MInatitlán, a quien le dan dos referencias geopolíticas: por un lado, Minatitlán y por otro lado Tabasco… es decir: Nahle (para muchos, Mina también es Coatza) y AMLO.

Aquí vamos con los escenarios…

Para algunos, los optimistas, los demócratas y creyentes de la República, estos futuros funcionarios son el mejor escaparate para que se demuestre que no hay compadrazgos, amiguismos o pago de favores en el Gobernador electo…

Para los pesimistas, es el reflejo de que Cuitláhuac García sólo ha de ser la persona que obtenga el título político a partir del primero de diciembre pero lejos de ejercer la función como tal…

Muchos podrían aducir que ello se debe a la falta de oficio político, su reducida capacidad discursiva o lo que usted quiera agregar, pero lo más relevante sin duda, es la sospecha de que haya tenido en 2016, una relación poco claridosa con el entonces Gobernador Javier Duarte de Ochoa, evidenciada en entrevista de Luis Cárdenas al entonces candidato y ex senador Héctor Yunes Landa, palabras más, palabras menos: “No, no, a ver. Cuitláhuac va a Casa de Gobierno de manera constante, eso sí lo sé; no sé de qué platican, lo supongo. Sé que entra en un vehículo que después sale con mayor peso, seguramente porque comieron algo ¿no?”

Por supuesto, uno apuesta más al optimismo porque si se inclinara la balanza por el pesimismo, entonces tendríamos que agregar la posibilidad de que Amado Cruz Malpica asuma la Junta de Coordinación Política en la venidera Legislatura y entonces estaríamos hablando de que además de jugar algunas cartas en el Gabinete veracruzano, Rocío Nahle tendría todo el mazo de la baraja del Congreso local… ¿qué le faltaría a esta ex diputada federal, senadora de la República, cuasi secretaria de Energía del Gobierno federal? Para cerrar su meteórica trayectoria política, tendría que ser la Primera Gobernadora de Veracruz… ¿que faltan seis años? Sí, es cierto, pero Dante Delgado nomás esperó dos. ¿O esperará los seis Rocío?


smcainito@gmail.com