Xalapa, Veracruz; México 13 de Diciembre. de 2018       Visitas: 1,237,568   Hits: 15,229,679
Manuel Rosete Chávez
Apuntes
Destruyen grupos artísticos de la UV

“Soy el más malo de malolandia”

Javier Duarte de Ochoa

 

Destruyen grupos artísticos de la UV

 

Durante el rectorado de Roberto Bravo Garzón en los años setenta, la Universidad Veracruzana engrandeció su prestigio nacional e internacional en el campo de la cultura y las artes. No solo fue su apoyo a la actividad editorial (que logró primeras ediciones memorables de escritores que, a la postre, serían mundialmente famosos e incluso ganadores de reconocimientos como el Premio Nobel, sino principalmente, por la creación, fortalecimiento y adopción de grupos artísticos en los campos de la música, la danza y el teatro, incluso, grupos ya formados como la orquesta de salsa de Moscovita y Tlen Huicani.

Cuatro décadas después, el área de difusión cultural de la UV está tocando fondo, encalla y amenaza con hundirse por completo y ser desguazado, gracias a la evidente impericia, desorden y  torpeza de su capitán, Arturo Meseguer Lima, uno de los peores grumetes, a quien la rectora Sara Ladrón de Guevara habilitó sorpresivamente en el cargo, en mayo pasado, a la salida de Rodolfo Mendoza, asediado por los ambiciosos familiares del maestro Sergio Pitol.

La situación es preocupante. Entre Arturo Meseguer y su administrador, Flavio Omar Bautista Córdoba, se han dedicado a sembrar el terror en todos los grupos artísticos, amenazando con actas administrativas, el despido y la retención de presupuestos originalmente asignados a cada uno y manejado con vigilancia para operar sus actividades, adquirir vestuario y sufragar gastos de transporte y viáticos. Hoy todo lo atesora un director que ha vagabundeado por Orteuv, el ballet folclórico y las tabernas de la ciudad.

 Actos de hostigamiento y amenazas, denuncia el personal de la dirección de Difusión Cultural. Un constante amedrentamiento que, o busca desaparecer de la nómica a grupos artísticos o desplazar a los actuales trabajadores para poner en sus lugares a cercanos.

Lo más grave es que Meseguer se ampara, en todo momento, conque las medidas son llevadas a cabo por instrucciones superiores, lo que embarra directamente tanto al poderosísimo Octavio Ochoa Contreras, quien ostenta el nuevo cargo de Secretario de Desarrollo Institucional (área de la que dependen nada menos que Difusión Cultural, Tecnologías de la Información, Vinculación, Proyectos y Construcciones, y Protección Civil), como a la rectora misma, a quien todos sus funcionarios le echan la bolita hasta por la falta de papel de baño.

Y a quienes tiene en la mira con mayor fuerza es a los solistas y dúos, como la pianista Citlalli Guevara, el barítono y tenor Armando Mora, el Dúo Coincidencias y el cantante Cutberto Navarro. Por cierto, su tocayo Cutberto Córdova renunció a su cargo como director de Grupos Artísticos para no ser cómplice de Arturo Meseguer en su cruzada contra los artistas universitarios. No solo se ha dedicado a lanzar actas administrativas como dardos venenosos: en el caso del Ballet Folclórico de la UV, ha cancelado la basificación de quienes tienen hasta 12 años trabajando en suplencia de interinatos, y que ya estaban encaminados a lograr la seguridad laboral.

 

Deja el IPE 8 mil mdp de deuda

 

Con motivo de las guardias ante el monumento a don Miguel Hidalgo y Costilla, en el mes de la patria, los funcionarios del gobierno van pasando para depositar una ofrenda y el titular da un discurso. Para los periodistas esta costumbre es de gran valor pues a temprana hora tienen la nota, ya sea del discurso o mediante una entrevista que le hagan a los titulares de las dependencias.

Ayer tocó el turno al economista Hilario Barcelata Chávez, director del Instituto de Pensiones del Estado, quien acudió con sus cercanos, con sus secres de menor porte a las que colocó al frente como para tratar de desmentir lo que todo mundo sabe que hizo desde el principio del gobierno, correr a las colaboradoras más feonas y contratar, en su lugar, a verdaderos cromos de mujeres, buenérrimas, sacadas solo de un cuento de “El Tío Fide”.

El agravio a las guapas lo pagó después Hilario con un opíparo desayuno que compartieron en el restaurante La Pérgola, el cual pagaron mediante cooperacha (dicen que se quiere acercar a Morena demostrando austeridad y exhibiendo a sus muñecas) y después con seguridad el propio Hilario devolvió copeteada, la mochada porque ni modo que esas hermosuras paguen lo que se comen cuando son invitadas por un galán como Hilario.

Pero lo interesante de este asunto es que el titular del IPE había dicho durante la guardia que el gobierno de Miguel Ángel Yunes Linares dejará al Instituto de Pensiones del Estado (IPE) “en quiebra”, ya que no podrá pagar los 8 mil millones de pesos que debe al instituto y que corresponden a una deuda “heredada” por los exgobernadores Fidel Herrera Beltrán y Javier Duarte de Ochoa. Con ello contradijo lo que el góber panista ha afirmado en el sentido de que deja un gobierno sin deudas, porque la que heredó la reestructuró (700 millones de pesos ganó en esa jugadita) y él no le queda a deber nada a nadie, lo que hay son deudas del pasado, como si la institución (gobierno) no la esté  representado él.

Por otra parte, Hilario Barcelata Chávez reconoció que el gobierno del estado no cuenta con los recursos para pagar el dinero que indebidamente fue tomado de la Reserva Técnica del IPE por pasadas administraciones: “Desde 2009 a 2016 se dejó de transferir el recurso como obligado solidario y ahí tenemos que ver la fragilidad de las finanzas públicas porque el gobierno del estado no cuenta con esos recursos para poderlos transferir porque es una deuda del Gobierno anterior”.

Ya veremos qué pasa cuando vengan las revisiones en la entrega-recepción.

 

El soldado de Peña

 

Y mientras destacados rateros de la administración de Javier Duarte se pasean con impunidad por distintas partes del mundo, gastando el dinero de los veracruzanos, entre ellos, los cinco exdiputados federales priistas que según Yunes los atraparía apenas se les acabara el fuero y que vienen a Xalapa de fin de semana a participar en un cumpleaños que comenzó a las seis de la tarde y terminó hasta las ocho de la mañana del día siguiente, el rey de los mitómanos y corruptos de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa, se dispone a abandonar el Reclusorio Norte donde se encuentra recluido, concede una entrevista al reportero de El Heraldo, Manuel López San Martín, y se explaya ahora como pagano de culpas ajenas y sufrido padre, sosteniendo una inocencia que ofende y que no conseguirá, a fuerza de repetirla, convencer a nadie.

Duarte insiste en que no hay pruebas que sostengan su culpabilidad, sin embargo, se muestra todo menos optimista ante el proceso que se le sigue por lavado de dinero y asociación delictuosa, reclasificado así recientemente por la PGR. “A mí ya me condenó la sociedad. ¿Qué juez va a querer resolver mi caso conforme a derecho?”.

El veracruzano tiene demandado por daño moral a Ricardo Anaya, quien durante un debate presidencial lo acusó de poner agua en lugar de dosis de quimioterapia en los tratamientos de niños con cáncer. “Imagínate, decían que no tenía corazón, decían que yo soy un monstruo, el más malo de malolandia… En eso la razón le asiste, hemos platicado con exsecretarios de Salud y excolaboradores de esa dependencia y nos han sostenido que lo del agua para niños con cáncer fue un invento de Miguel Ángel Yunes Linares, para echar más leña a la hoguera del odio (sonó a título de novela de Juan Osorio) en contra del repugnante gordo.

Un señor caso el de Javier Duarte, aquel joven que llegó con Fidel a Veracruz todo jodido y terminó huyendo siendo gobernador, cargado de dinero robado que le permitió saquear el presidente Peña, a quien seguramente le pasó corriente, y ahora lo quiere sacar del bote para cumplir con pactos de sangre signados al calor de los miles de millones de pesos que nos chingaron.

 

Reflexión

 

Se Mancha (como su tutor) el diputado Sergio Hernández, quien ayer ordenó el desalojo de la ancianita de 87 años Luz María Hernández Landero, quien con su andadera y casi a ciegas, tuvo que abandonar su hogar porque un juez, presionado por el dueño de la JUCOPO, la desalojó… Eso es no tener madre. Escríbanos a mrossete@yahoo.com.mx formatosiete@gmail.com www.formato7.com/columnistas