Xalapa, Veracruz; México 28 de Mayo. de 2017       Visitas: 893,687   Hits: 12,381,980
David Izozorbe
Sentido Plural
Los jóvenes y el abstencionismo; retos de la nueva democracia

Los jóvenes y el abstencionismo; retos de la nueva democracia

En los últimos procesos electorales, donde los índices de abstencionismo han alcanzado niveles de hasta el 60% del padrón electoral, resulta muy alarmante saber que el grupo poblacional que tiene la tasa más alta de abstencionismo somos los jóvenes, con hasta el 70% en contiendas electorales recientes. Tomando en cuenta que casi la tercera parte de los electores potenciales inscritos en la lista nominal que estará en las casillas el próximo 4 de junio son menores de 30 años, nos alarma pensar que con estas cifras se augura un futuro muy abrumador para los veracruzanos y de no ser revertidas, ponen en riesgo a la endeble democracia mexicana.

Dentro del porcentaje de jóvenes que no tienen interés en votar, existen grupos que públicamente han hecho un llamado a no ejercer un derecho tan importante como este. Si bien entendemos el descontento que tienen esos grupos con la clase política, debido a los últimos casos de corrupción de políticos de todos los niveles de gobierno, es un error generalizarla con toda la política, pero no todo lo anterior es responsabilidad de los jóvenes, ya que los políticos tampoco buscan estrategias eficientes para convencerlos, porque saben lo difícil que es, y muchos jóvenes no se interesan por participar porque también sienten el desinterés de aquéllos.

El abstencionismo de los jóvenes ha intrigado a muchos que han intentado descifrar la causa de dicho fenómeno, de los cuales la mayoría no han alcanzado resultados concretos, pero se cree que esta situación es causada por la mentalidad individualista y apática que tenemos los mexicanos en general, lo que nos vuelve indiferentes al bien ajeno que también nos beneficia a nosotros mismos.

Esto se muestra en cada votación, donde muchos jóvenes para evitar acudir a las urnas y emitir su sufragio, utilizan frases como: “Un voto no cambia las cosas”, “Me da flojera”, “No tengo tiempo” “¿Para qué voy a votar yo si los demás no votan?”. Algunas personas también expresan su desánimo por votar argumentando frases como: “De que sirve si todos los partidos son iguales”, “Todos los políticos son corruptos” lo que también es clara consecuencia de la mentalidad del mexicano, ya que con un poco de reflexión se puede concluir que el gobierno que tenemos es el fiel reflejo de la sociedad en la que estamos. Quizá sea más fácil culpar a otros, pero no siempre lo más sencillo es lo correcto y en este caso es lo que ha llevado a la democracia mexicana al borde del abismo.

Los mexicanos y en especial los jóvenes nos caracterizamos por ser bastante escépticos ante la política e incluso solemos mostrarnos distantes en muchas ocasiones ante todo lo relacionado con ésta; lo grave de la situación es que al asumir esta postura ante un tema tan trascendental como el elegir a nuestros gobernantes, los únicos perjudicados somos nosotros mismos. Al no participar en la política del país, ésta se ve expuesta a caer en manos de grupos de poder que no ven por el bien común, si no únicamente por el de ellos mismos. Estos grupos se aprovechan de la apatía, descontento e ignorancia de los ciudadanos para poder hacerse del poder y de este modo anteponer sus intereses a los intereses de la población. 

Para generar los cambios que deseamos, es imprescindible involucrarnos de alguna manera en la política, en este caso votando, porque en nuestro sistema político no existen muchas opciones de participación formal e institucionalizada, más allá de las elecciones. Todos los movimientos sociales iniciados por jóvenes, las organizaciones sociales, sindicatos, etc., cumplen una importante labor de promover las demandas ante las autoridades y estos han tenido un gran auge los últimos años, pero para concretar estas demandas es necesario apoyar y votar por candidatos que están dispuestos a cumplir con estas, ya sean candidatos independientes o candidatos de partidos políticos.

En este proceso electoral municipal se han inscrito cientos de candidatos a alcaldes en la entidad, siendo esta una de las elecciones más amplias y diversas en opciones políticas e ideas. A pesar de que quedan pocos días para la elección, es importante realizar nuestro deber ciudadano informándonos a través de los medios de comunicación, para conocer a nuestros candidatos y sus propuestas, en especial nosotros los jóvenes quienes más hemos sido críticos de nuestra imperfecta democracia.

El bien común debe de ser el fin último de todos los mexicanos en general y éste solo puede ser alcanzado si se alza la voz y se toma cartas en el asunto. Debemos cerrar filas para fortalecer la democracia en México y de este modo poder avanzar en diversos temas de primera necesidad para el país. La única forma de alcanzar el tan anhelado progreso es por medio de una democracia sólida, que solo puede ser resultado de una sociedad que participa. Dicho cambio en la sociedad tiene que empezar dentro de cada mexicano, con una reflexión que conlleve a la concientización de la gente a participar en la vida política del país.